Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Información legal.

Aceptar

Está en CAAM » Diccionario de Artistas » Artistas » Alfredo Alcaín

vista de la fachada de La Librería

Diccionario de Artistas


Búsqueda por nombre o apellido

A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z

ARTISTA

Alcaín, Alfredo

Madrid - 1936

Creadores en la colección del CAAM
PERFIL DEL ARTISTA

PERFIL DEL ARTISTA

Pintor. Sus estudios artísticos arrancan en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando de Madrid en el periodo de 1953 a 1958, continuando con estudios de Grabado y Litografía en la Escuela Nacional de Artes Gráficas y de Decoración Cinematográfica en la Escuela Nacional de Cinematografía de Madrid entre 1961 y 1964, una experiencia que le llevaría a colaborar en películas emblemáticas de la transición a la democracia como “Canciones para después de una Guerra” y “Nueve cartas a Berta”

El estilo de su obra se enmarca dentro de un lenguaje muy próximo al Pop Art, que sigue a lo largo de toda su trayectoria. Pero el modelo americano es transformado por Alcaín al buscar infundirle a sus creaciones un carácter marcadamente casticista y popular.
Utiliza una gran diversidad de soportes y técnicas que van desde el cartel, collage e incluso el bordado.

La obra del artista madrileño no se ciñe a un solo soporte, técnica o formato. En todos ellos se mueve como pez en el agua, aunque sobre el acabo recayendo la etiqueta de artista pop. Desde el punto de vista artístico, Alfredo Alcaín no se ha resistido a evolucionar en función de las etapas vitales y los sucesos históricos que le han tocado vivir. De la Figuración a la Abstracción. Del mensaje político-social al disfrute de la belleza por si misma. Buena parte de su obra responde al esquema del puzzle visual en el que formas y colores encajan entre si para crear imágenes de compleja lectura.

Los años 60 y 70 son en España un extraordinario vivero de creadores comprometidos con el cambio político. Alfredo Alcaín no fue una excepción a esa realidad y apuesta con valentía por la denuncia del régimen franquista. Lo hace con ironía, lejos de la crudeza del lenguaje expresionista empleado por los artistas del Realismo Social. Al igual que Eduardo Arroyo o el Equipo Crónica, sus planteamientos están mas cerca del sarcasmo que triunfa en Estados Unidos aunque los referentes del Pop de este lado del Atlántico con convenientemente adaptados a la idiosincrasia local. Las imágenes deben ser suficientemente conocidas para el publico a fin de que el mensaje cale sin dificultad.

La llegada de la democracia hace que se relaje el lenguaje plástico de años anteriores. A partir de los años 80, Alfredo Alcaín introduce objetos tridimensionales en unas superficies pictóricas de las que parecen querer escapar.

Considerado por la critica como una figura capital del grabado, su obra está presente en colecciones y museos como Círculo de Bellas Artes de Madrid, Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla, Museo del Grabado de Buenos Aires, Museo Internacional Salvador Allende de Santiago de Chile, Museo Municipal de Madrid, Biblioteca Nacional de España en Madrid, Museo de Bellas Artes de Bilbao o Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.

 

En 2003 se le concede el Premio Nacional de Artes Plásticas.

Subir ^