Utilizamos cookies propias o de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información, o bien conocer como cambiar la configuración, en nuestra Información legal.

Aceptar

Está en CAAM » Historia » Directores del CAAM » Proyecto artístico » Confluencias 8: La Colección

vista de una exposición

Proyecto Artístico y Cultural: 'Confluencias'

Confluencias 8: La Colección

Esbozamos una continua política de adquisiciones que instrumente la posibilidad de crear una Colección de Arte Contemporáneo relacionada fundamentalmente con aquellos proyectos que se produzcan en el Centro. Política de adquisiciones que estará encaminada a “ilustrar” las cuatros identidades culturales sincretizadas en el CAAM: lo canario y lo español, lo europeo, lo africano y lo americano, inmediatamente relacionada con las muestras que produzca el Centro.

En vez de acumular piezas ambiciosas de gran formato, preferimos trazar “pequeños bloques de trabajo por cada autor”: en vez de comprar una costosísima macro-instalación de Tony Oursler, siendo la instalación la tipología o el medio artístico por excelencia que lo ha colocado en el prestigio que tiene hoy día a escala internacional; preferiríamos poseer varias tipos de obras por el mismo costo de compra del propio Oursler, una pequeña o mediana instalación (lo típico), obra sobre papel (una rareza), obras únicamente videográficas (lo menos conocido), “bloques autorales”, donde además de estar representadas las varias facetas de la creación de un artista, los diversos medios en los que se expresa, signifique cierta evolución histórica.

Sin subestimar la validez de ningún medio, por su “poca ambición espacial”, ya que un grupo amplio de dibujos puede llegar a explicarnos mejor la metodología y el proceso creativo de un autor, que una sola Pintura. Gran parte de los creadores contemporáneos operan en diversos medios, y en ocasiones, sólo la unidad de todos, nos desvela la esencia de su obra, explicándonos unos y otros rasgos y huellas de su hacer. Una Colección Pública se hace o construye a sí misma para “quedar como constancia de su tiempo”, y entender o apreciar el caudal y la riqueza de ese tiempo donde la Colección nace, crece y convive con su circunstancia, no es perceptible en la exclusividad de un detenimiento, sino en muchos detenimientos, muchos momentos de parada de atención, en una ilación explicativa que va argumentándose, como en espiral, in crescendo.

Colección que además es reinterpretada por comisario y/o curadores invitados asiduamente para su exhibición interna y externa. No hacemos nada con adquirir magnificas obras de Arte de gigantesca magnitud, sino no sabemos decir, explicar, exhibir, cómo se llega a ese nivel, a esa escala, a esa grandeza en la evolución artística de cada autor. Como es lógico, esta “visión”, más taxonómica, que espectacular, no anula la posibilidad de adquirir piezas macro-museísticas, sobre todo si son site specific realizados para nuestro Centro, o si la obra es lo suficientemente contundente como para no desechar la posibilidad de incluirla en la Colección. Una colección que intentaríamos mostrar -dentro y fuera de Centro- una y otra vez desde diversas lecturas curatoriales, en algunos casos incluso invitando a comisarios nacionales e internacionales a realizar esta experiencia, con posibles colaborares con la AECI, los Institutos Cervantes, u otros museos y espacios de Arte, de dentro y fuera del país.

Igualmente aunque seguiremos planteando otros proyectos de nuestra autoría en el transcurso de nuestra directiva, ya hemos invitado a otros curadores independientes y directores y/o programadores de museos y centros de arte nacionales e internacionales a presentarnos proyectos y a esbozar proyectos puntuales sobre la Colección del CAAM, como por ejemplo lo realizó durante años la Colección de la Diputación Foral de Álava en la Sala Amárica de Vitoria-Gasteiz en la década de los noventa. Esbozándose así una “organicidad dialógica”, donde lo canario, lo español, lo europeo, lo africano, lo americano, lo tradicional, lo primalista, lo nuevo, lo tecnológico, lo artesanal, lo conceptual, lo narrativo, lo surreal, lo documental, lo artístico, lo literario, lo genérico, lo público y lo privado, lo culto y lo popular; confluyendo en un mismo cubil de tolerancia y armonía, en tanto cada uno le plantea una pregunta al otro, pregunta que el otro le responde; como en todo diálogo. Este trabajo estará respaldado por un potente estudio mediático de imagen corporativa, campaña publicitaria, de merchandising, promoción y difusión especializada dentro y fuera del territorio canario y español; para que el CAAM se convierta en “el Faro Cultural” -guía visual y lugar de miras- de Las Palmas de Gran Canaria.